01 junio 2005

Pequeños placeres

Nada mejor que quedarse en casa si lo que hace uno, por lo general, es pasarse el día fuera. Poder estar las 24 con el boatiné puesto, los rulos, redecilla incluída y las chanclas arrastrando, es un placer de dioses, diga lo que diga la gente.
Yo lo sé por una vecina, no os vayáis a pensar que me pongo rulos. El largo de mis cabellos no me permite tal cosa; no hay rulos tan chiquitines.
Y volviendo a mi vecina; es una mujer sabia. Como ha cumplido ya 84 años reconoce que tiene algunas limitaciones y que las discotecas no son lo más adecuado para ella. Pero le gusta relacionarse, bailar y hablar por los codos. Vive sola pero eso no significa ningún inconveniente. Con la tele puesta todo el día, conversa a más y mejor con los presentadores de tv3, les dice a los personajes de las telenovelas lo que tienen que hacer en situaciones comprometidas y da buenos consejos a las pobres chicas que siempre resultan engañadas por algún malvado/a. A veces, "se pone de los nervios" cuando está viendo venir alguna desgracia y ningún personaje se da cuenta.
Baila por la casa cuando dan programas musicales y no se corta un pelo si tiene que salir a abrir la puerta en combinación. "Que una ya no está para pasarse el día pendiente de los demás, sino para aprovechar y hacer lo que me de la gana y al que no le guste, que no mire" Y tiene muchísima razón.
No merece la pena estresarse por cosas cuya importancia es tan relativa. Y hay que permitirse esos pequeños placeres cuando se tiene ocasión. El mundo no está pendiente de nuestros actos; le importamos un comino al mundo. Sobre todo si estamos en nuestra casa, es nuestro día libre y no esperamos a comer al rey, pongo por caso.
Me da pena no tener una bata de boatiné color de rosa, ni poder ponerme unos buenos rulos y no tener unas chanclas a juego con la bata. Hoy me las pondría, hablaría con la tele a grito pelado y bailaría con la escoba en el comedor. Incluso cantaría un poco y todo.

7 comentarios:

Ismael de Andrea dijo...

no me hagas imaginarte con ruleros.... por favor.

Trenzas dijo...

:D :D :D
Tranquilo que no puedo ni ponerme una horquilla. Yo, marine..!
:D

Noria dijo...

un ole por tu vecina.. y por qué no empezar con esa filosofía desde.. ya?? sisisisiii, necesito aire nuevo (más) en mi casita...

muaaa

pd. si alguien pusiera los rulos de moda, se saldría con ellos los fines de semana... pufff todo es tan relativo!!! ;)

Trenzas dijo...

Sabes que, Noria? Deberíamos proponer que se celebrara el Dia Internacional del Rulo&Boatiné.
hasta podría dejarme crecer el pelo si la idea toma cuerpo
:D

Sherezada dijo...

Oye, pero para qué esperar a que te compres la bata rosa??? si el mundo no está pendiente de ti, no importará en lo mpás mínimo que hables con la tele y bailes por todo el departamento con tu pijama y descalza. Y te verás más ordenadita sin tanto rulo sobre la cabeza.
eso sí, haznos un favorcito... si cantar no es tu fuerte, lo podrías hacer sólo en la ducha? :DD (yo ya no me atrevo ni a eso!)

Un besote ote ote
Sherezada

Trenzas dijo...

Ya, pero no es lo mismo, sabes? Lo suyo propio es llevar la batita acolchada y los rulos. Sin eso, te ves como una vedette sin plumas ni lentejuelas.
Y no te permito que dudes de mis capacidades cantatorias. No tengo culpa de las inundaciones que pasan por el mundo. También suceden cuando llevo días sin ni siquiera tararear.
Y sabes que te digo...? Que si vas a volver solo para insultar a las amigas, mejor te vuelves con el Trauco... cachissssssssss...!

Sherezada dijo...

jajajajjaa
Ahora, por tu culpa, anoche me he soñado con pelo muy largo y lleno de ruletes!!!!

el Trauco insiste en que te quiere conocer...

uun besote
Sherezada