26 febrero 2005

Qué decir...

... cuando no se tienen ganas de decir nada.
Lo mejor es callar pero no siempre es posible, so pena de quedar como un antisocial gruñón y antipático.
Creo que fueron los ingleses los que inventaron eso tan socorrido de hablar del tiempo. Es más, esa clásica imagen del inglés portando un paraguas es una manera de invitar a sacar el tema y dejar para otro momento cosas mas sustanciosas, como "a ver si nos devolvéis el Peñón de una buena vez, o llevaos vuestros submarinos nucleares a Bristol que también tiene mar".
Y no es que tenga nada contra los ingleses, no. Además, no quería hablar de ellos. Me pasa como casi siempre que empuño el teclado con rabia y quisiera decir una montaña de cosas que no son para decir aquí pero que no quiero que se me olviden. Quiero, cada vez que lea este post, recordarlas y recordar también porqué las silencié.
No decir nada o escribir sobre banalidades casi incomprensibles, no significa necesariamente que no se tengan argumentos ni que las palabras justas no se te atropellen en la garganta pugnando por salir y volar a los cuatro vientos.
Pero, como decía mi admirado S. J. Lec, "Alguna vez hay que dejar de escribir: incluso antes de empezar".
Y también:
"Ecce homo! Homini lupus est"

3 comentarios:

Miguel dijo...

A veces me cuenta una barbaridad eso de quedarme callado, aún sabiendo que cuando hable o escriba sólo conseguiré dolor para mí y para los que me rodean, pero aún así, no sé como frenar ese impulso.
Un beso

Sherezada dijo...

Pienso que escribir es una buena manera de descargar la mala onda que llevamos dentro. Piensa que este es TU blog, y si a alguien no le agrada lo que escribes, bueno, simplemente dejará de leer y esperará a tu siguiente post.
Un abrazo

Sherezada

Ismael de Andrea dijo...

Hola querida, despues de 15 dias de vacaciones-despedidas... aqui vengo a visitarte...

Is.