07 enero 2005

Silencio, por favor...

Padezco "ruidofobia". Desde pequeñita. Ya en la cuna, lloraba tan bajito que nadie se daba cuenta y tardaban horas en traerme el biberón. Varias veces llegué al borde de la muerte por ese motivo y por otros que de puro escatológicos, prefiero no comentar. Y sigo lo mismo con la única diferencia de que ya no corro peligro de morir de inanición porque aprendí a cocinar hace tiempo.
Cuando aún vivía en la casa familiar mi madre decía que entraba como un fantasma; que nunca me oía llegar. Eso tenía un remedio fácil. Bastaba con dar un portazo que hiciera temblar los cimientos y listo. La verdad, solo de pensarlo me estremezco.
Y es cierto que la gente le da a las puertas con una energía que luego les hace falta para otras cosas. No me extraña la baja productividad laboral de la que gozamos. Toda la fuerza se va en generar ruido. ¿Os habéis fijado en el jaleo que se organiza con solo guardar los platos? Y qué decir de la gente que habla por teléfono en las cabinas públicas? Enfrente de mi casa hay una y os aseguro que podrían ahorrarse el gasto de la llamada. Les oirían igual sin necesidad de descolgar el auricular. Entiendo que los horarios entre países obligan a nuestros inmigrantes a llamar a horas un poco especiales y eso me está creando un dilema. No sé si aplicarme con el árabe y el rumano y así poder ir practicando el acento con lo que escucho o pegarle un leñazo a la cabina y conseguir dormir unos cuantos días. El trauma que me produciría generar tanto ruido se compensaría con algunas noches de pacífico sueño.
Juan Corbella, eminente psiquiatra, escribió un libro llamado "Miedo al silencio" y explica perfectamente bien los motivos que tienen muchas personas para torturar de continuo sus tímpanos y sus vidas con toda clase de ruidos. Les comprendo, les compadezco, me dan una pena terrible. Incluso les amo. Pero.. ¿les importaría irse con su ruido unas pocas calles mas lejos...?

3 comentarios:

Sherezada dijo...

CONCUERDO CONTIGO!!
Oh, perdón. ;)
Concuerdo contigo absolutamente. Estar en silencio es algo muy agradable. Sin embargo hay silencios y silencios. Eso del silencio incómodo cuando estás con cierto tipo de personas lo odio, hasta preferiría prender la radio y escuchar a Enrique Iglesias. O sea!

Un besote!
Sherezada

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. Penn & teller + anal waxing Accutane guild paternal rights legal Game download moto What companky manufactures acyclovir Generic articles of incorporation Safe space heater Magnavox 15mf200v 15 lcd flat panel stereo tv accutane effects georgia side Accutane eczema http://www.surveillance-camera-3.info/6coachingsoccerunder.html tamiflu drug test City sports coupons Hidden dangers in the refrigerator Vitamin b and gray hair Blowjob girls tgp Sponsor burien toyota 96 mitsubishi fuse panal

Anónimo dijo...

best regards, nice info here