03 abril 2005

Griegos y troyanos

Mientras intentaba descansar un poco de los azares de la guerra, los griegos han vuelto a invadirme. A golpe de ratón y a costa de muchos viajes a Herramientas del Sistema y al Registro, he logrado deshacerme de unos cuantos, pero he resultado con daños que todavía no puedo evaluar en su totalidad. De momento, y eso no es grave, han cambiado el tamaño de los textos de mis blogs y, esto si es fatal, no me dejan ir a visitar a Lady Sherezada. Bueno, más bien no me dejan salir de su casa, a menos que me los lleve conmigo o desenchufe el caballo (léase ordenador) a lo bestia. Lo que implica que luego tengo que pasar por una revisión médica de 180 gigas, lo que me come media mañana.
Con el informe de mi fiel Panda Antivirus en la mano, la cosa está fea. Me va a costar días deshacerme de toda la morralla de dlls y exes indeseables, cosa que ya me había advertido Casandra la primera vez que la consulté, que ella para estas cosas tiene unas premoniciones infalibles.
Por si acaso, controlad bien mis blogs y páginas webs, y largaos a toda mecha si advertís cualquier movimiento sospechoso de los griegos. Una ventana entreabierta, una puerta que chirría, una dama que os guiña un ojo..., en fin, cosas así.
Y ahora me voy a trabajar un rato que lo bueno se acabó definitivamente. Os daré un nuevo parte de guerra en cuanto sepa algo nuevo. Y si queréis, os pasaré un código html, libre de todo bicho, para que pongáis música en los blogs, desde vuestro propio espacio en la red, para evitarnos sustos.

1 comentario:

cyranobix dijo...

Pues nada, Trenzas, aquí vengo a contaminarme un rato de tus griegos. Me ha encantado lo que has escrito. De momento no noto nada, salvo que suena el Ave María, y es todo un consuelo por muchas, muchas cosas.
Un beso.