20 marzo 2005

Soliloquio en la cocina

Vaya..! Para un día que no tengo que madrugar no sé que hago a las seis y media de la mañana despierta y despejada, que es peor.
En fin, ya que no tiene remedio cocinaré un poco y adelanto para estos días.
Agua, sal, ajos, cebolla, un poco más de esto y de aquello otro, crema de leche, queso...
Todo a punto para los tallarines y los rollitos de pechuga. Venga, al fuego que lo quiero dejar listo.
Chup, chup, chup..
A ver... ¡hummm...! está bueno...! ¿Que hora es? Las siete y media. Hora del café y la ducha, pero es que...
Voy a probar esto otra vez ahora que no quema... Jolines..! Está buenísimo....!
Quieta, Trenzas; son las siete y media, no son horas de ponerse a comer tallarines ni rollitos de pavo.
Ya..., pero es que con ese olorcito ...
No, decididamente, no. Café con leche y tostadas.
Claro que..., no comer por haber comido...
Tente, Trenzas, por favor! Nunca desayunas fuerte. Te puede sentar mal.
No, si ya sé, pero estás oliendo eso?
¡Claro que lo huelo, ¿o es que no estoy aquí? Venga, la cafetera, la botella de leche y...

Total: tengo que volver a hacer tallarines..! He conseguido salvar los rollitos, pero...
¡Que duro es vivir sola y poder hacer lo que quieras..! ¡Ay...!

5 comentarios:

Sherezada dijo...

ahahahaahahhaa!
ahora lo entiendo todo. Sí, l costumbre te hace levantar a horas indeseables cuando no tienes que hacerlo. Y no, no es privilegio de quienes viven solos el comer a la hora que el estómago y la nariz lo ordenan. Yo me he comido parte del almuerzo del día siguiente, a la hora en que la televisión abierta ha dejado de transmitir. Claro que es una hora la que tengo que darme vueltas antes de poder conciliar el sueño...

(ay, ya me dio hambre)
Sherezada

Miguel dijo...

Jajajaajajajajajajajajaja
No te imaginas la carcajada que me has sacado Trenzas...
Jajajajajajajajaajajajaj
(A mí me pasa muy a menudo eh, eso de comer y comer cuando menos debo... me ha pasado de volver de fiesta a esas horas y asaltar vilmente la nevera...)
Gracias por esta risa...

Trenzas dijo...

Pues nada, ya sabeis, tallarines no me quedan pero aún hay rollitos de pechuga rellenos de jamón y queso.
(Casi que me arrepiento de invitar a estos hambrones.., no mujer, que están delgaditos..´, si, si... fíate y verás...)

yole dijo...

Cuando hagas nuevos tallarines, acuerdate de invitarme.

yole dijo...

Invitada estás a una ensalada que acompañe a los tallarines