12 mayo 2008

¡Marchando...!

Vale, vale, que ya sé que algunas veces tardo en cumplir lo que prometo, pero siempre cumplo, si es que antes no se me ha olvidado lo que prometí.
Café para todos. Las pastas no, que estáis pensando en las playitas y renegando de los michelines. No quiero agravar el problema.


Iré reponiendo tazas según se vayan vaciando estas, así que tranquilos que hay para todos.
No sé vosotros, pero lo mío con el café es grave. Casi nunca lo bebo solo porque correría el riesgo de morir por sobrecarga cafeínica. Me encanta. Todo el santo día circulo por la casa acompañada de mi café con leche, servido en una taza de esas altas y anchas en las que cabe medio litro por lo menos. Y me llevo la misma dosis a la mesita de noche para que sea lo primero que vea por la mañana. ¡ A ver quién espera a llegar a la cocina para el primer café! Todos me dicen que soy mala bebedora de café porque lo tomo frío, con leche y endulzado pero yo no hago caso de habladurías. El café está ahí, a disposición, y nunca se queja por la forma en que lo prepares.
La planta del cafe es, según muchos estudiosos, originaria de Etiopía y Persia (el actual Irán) desde donde, alrededor del año 850 de nuestra era pasó a Arabia y de allí, a Venecia, para extenderse después por el resto de Europa, cuyos navegantes la extendieron, a su vez, por todo el mundo.
La más popular de las leyendas acerca del descubrimiento del café, refiere que un pastor etíope observó que sus cabras se volvían particularme inquietas (mucho más cabras que de costumbre) después de comer hojas y frutos de un determinado arbusto. Cortó una rama y la llevó hasta un convento cercano donde contó lo que había observado. Los monjes hicieron infusiones con las hojas y los frutos pero resultaron de un sabor tan amargo que decidieron que no servía para nada. Así que tiraron los restos de la cocción al fuego. Y sucedió que el calor del fuego destruyó la envoltura vegetal del fruto, las semillas empezaron a tostarse y un delicioso olor se expandió por el aire. Ser recolectado, tostado y consumido, ya solo fue "un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad".
Después vino la historia de siempre; si es bueno, hay que prohibirlo. Muchas veces se ha vetado el consumo del café en el mundo y otras tantas ha vuelto con las banderas desplegadas, victorioso. De lo que me alegro infinitamente.
La Cabra se siente muy orgullosa de que sus antepasadas tuvieran un papel tan decisivo en el descubrimiento del café. Lo que me recuerda constantemente, por cierto.

30 comentarios:

Robertö dijo...

Me lo prohibió el médico :(

Es rico, pero demasiado adictivo. Entonces el cuerpo pasa a tener varios niveles de fusibles. Te colpasa el estómago o el corazón o el cerebro y te pones hiperactivo y ansioso. Estoy tomando menos, pero tomo mucho mate, eso si.

Imagine Photographers dijo...

Bueeeno! menos mal que ya ha llegado:). Desconocía la historia, son muy curiosas y ayudan a quedarse con la copla.
A mi también me encanta pero controlo un poco...mas que nada por el tema de la hiperactividad que comenta Robertö, prefiero mas ser un poco inactivo...me encanta soñar mientras duermo:)ademas si tomo cafe con leche tengo que tener un control muy preciso de los WC de mi entorno:)
Dile a la cabra que se puede sentir orgullosa y satisfecha de serlo, es protagonista de muchas anecdotas y acontecimientos a lo largo de la historía...bueno creo:), yo por lo menos se de alguna:-)
Una abraçada molt forta
franki

Trenzas dijo...

Roberto: Cuando el médico prohibe algo, es porque es bueno, sin duda :DD
Pero hay que hacerle caso.
No sé, chico, pero a mí ni siquiera me quita el sueño, al contrario; es cuando no tomo café que me cuesta dormir. Debe ser una particularidad de los habitantes de Terranova :)
Algún día tengo que probar el mate. Voy a enterarme de si hay algún local que lo preparen.
Un abrazo grandote, querido Roberto.

------------------

Imagine Photographers: Es bonito que los humanos tengamos esa capacidad de imaginar y de crear leyendas a partir de casi cualquier cosa. Hasta hay un nombre para el pastor. Kaldi, dicen que se llamaba. Seguramente habrá algún punto de verdad en esta, porque casi todo lo bueno de la vida es fruto de un encuentro afortunado y no de una búsqueda rigurosa. O eso me parece.
Reacciones adversas, que se dice; el marido de una amiga mía, emplea el café con leche como laxante o sea que, para él, también es beneficioso a su manera :)
Unes quantes abraçades per a tots.

Luciernaga dijo...

¡Uno con leche, por favor!!! Yo he estado como los dos últimos años tomando mucho cáfé aunque últimamente me he pasado al té. Es maravilloso el efecto tonificante del café. Te hace ver la vida de otra forma, como más despierto, y es la excusa ideal para hacer una relajante pausa. Muy interesante la historia, ¿hasta lo llegaron a prohibir? Alucinante.

Un abrazo

§ 555 §

mi despertar dijo...

Me ha encantado el texto y el placer del café en compañia de todos ustedes
besos desde este lado. me dejaste melancólica!!!!!!!!!!!

FRAC dijo...

Uno corto y sin azucar, por favor, que me gusta amargo...
...servido en copa.

petó.

Lúzbel Guerrero dijo...

¿Frío, con leche y endulzado?, ¡Puajj, qué rico!

Estefani dijo...

Después de cumplir con demasiada tardanza mi promesa, volví y me tomé un café contigo.
Besos

Anónimo dijo...

tieta:Quedar para tomar un café es la escusa perfecta para decir"quiero hablar contigo"o"vamos a no hacer nada".
De todas maneras debe ser hereditario"lo del cafe"pues jo tomaria cafe con leche a todas horas!!besitos

Noria dijo...

café con leche, frío y endulzado .... es mi café ideal!! a mí todo el mundo me mira raro por dejar enfriar el café antes de tomarlo jajaja Ayer tomé uno muy rico con leche condensada y vainilla... mmmm :)

el café tiene mucha poesía

un abrazo piramidal, linda!

:)

Isabel Romana dijo...

Me tomo muy a gusto tu café. Encantadora la historia de su descubrimiento. Hay una novela que lo narra a modo de cuento oriental. No recuerdo ahora el título, pero sí recuerdo que me fascinó por completo. Parece que se acabó aquella "Arabia feliz". Mis felicitaciones a la cabra: seguro que entre las descubridoras estaba una antecesora suya. Besitos.

Pilar M Clares dijo...

así que estoy yo como una cabra y me gusta el café, vaya, ay

YO dijo...

Benditos monjes, bendito fuego..no hay nada mejor que andar x la casa con la tazota de cafe con leche y unpco de azucar , no ha nada mejor que pasar por un coffe en el autosrvicio por las mañanas e irtelo bebiendo mientras vas manejando camino a casa ..a mi me acina por las mañanas . la verdad ya hace años que no tomo cafe despues de las 10 am..pero hace 9 años deje de tomar 10 tazas al dia..eso si era adictivo hasta que dije basta.
Que rica foto Trencitas.
Un beso amiga.

Anónimo dijo...

Tantos cafés testigos de secretos,penas y miles desvelos.

Así pués que os parece si quedamos y nos tomamos un café con hielo una tarde de estàs !

Un olor ... el café recién molido
MJ

Juegos Corporales dijo...

Si me invitan usted suelo tomar el café solo y muy amargo, me gusta que la cafeína haga hervir mis neuronas o las pocas que me quedan salu2 y gracias por el café.

Arcángel Mirón dijo...

Ay, qué ganas de tomarme una de esas tazas, con un pedazo de tarta de ricota... ay, este post en insalubre.

:)

Apapacho, Trenzas.

STEVE dijo...

cafe excitante.......... pues eso es lo que necesito.....
bromas a parte magnifico blog, lleno de sentido y sentimientos
un abrazo

BETTINA PERRONI dijo...

Pues yo vine la vez pasada y me apunto me quedo... por cierto, a ti te queda el café mejor que a mi... no tengo buena mano para eso :(

Trenzas dijo...

Con mucho retraso...
:)
----------------
Luciernaga: También tomo té; en verano sobre todo, pero vamos, si me quitan el café se arma la gran revolución :)
Claro que lo han prohibido varias veces a lo largo de la historia. La censura llega a todas partes :)
Ya os contaré en otra ocasión.
Un abrazo, amigo.

------------------

Mi despertar: Pues nosotros contentísimos de tu compañía :)
Un café y una pausa para estar con los amigos es siempre motivo de alegría.
Mañana, o cuando tenga tiempo, traigo chocolate :)
Abrazos, amiga.

----------------

Frac: ¡Susordenes...!
Yo no, mira, solo es que no puedo, no puedo. Antes sí; solo, negro, fuerte y cortito. Pero esas alegrías ya no son para mí :(
Abraçades i petonets...!

Trenzas dijo...

Luzbel Guerrero: He tardado tanto en contestar porque he estado poniendo a buen recaudo mis existencias de café con leche, no sea que le de a usted por aparecerse y...
:)
En verano, muy, muy frío con una cucharada de buen helado encima.
¡Puajjjj...!
Abrazos, querido amigo.

------------------

Estefani: Una alegría volver a verte por estos caminos bloggers.
He visto tu comentario en el post anterior. Ahora disfruta del café y dejemos para otro momento si fue primero la tristeza o la reflexión.
:)
Un abrazo grande, Estefani.

-----------------
Anónimo nebodeta: Pues sí que es de familia; más de la del yayo, aunque la madre de la yaya también era de las peligrosas con el café :)
Tienes razón; aunque luego se tome otra cosa, "ir a tomar un café" es una frase que sirve a muchos propósitos.
Molts petonets per a tots, nena.

Trenzas dijo...

Noria: ¡Vaya...! Receta nueva, o que yo no sabía. Tengo que probar eso de la vainilla de inmediato :)
No hay comida o reunión en que no me avisen como 10 0 12 veces de que se me va a enfríar el café. Y cuando digo que em gusta así, pues eso..., miradas raritas :)
Un abrazo muy grande, poeta.

------------------

Isabel Romana: El acfé no puede dejar de ser tema literario y sujeto de leyendas; como el chocolate y otros placeres bebibles o comestibles. Necesitamos dar, no solo nombre sino entidad a lo que descubrimos.
Puede que sea verdad o puede que no. Y en realidad no importa mientras sea bonito :)
Un abrazo muy enorme, mujer romana.

-------------------

Pilar M. Clares: Bueno, si tuviéramos que atribuir locura a todos los aficionados al café, quedarían muy pocos cuerdos sueltos :DD
Nada; a por la próxima taza.
Un beso, amiga.

Trenzas dijo...

Yo Sidy: Siempre digo que coincidimos en muchas cosas, amiga.
Antes, cuando el trabajo me exigía viajar, llevaba siempre un termo lleno en el coche, por si acaso.
:)
Hay vicios que es imprescindible tener para que la vida sea llevadera ¿no te parece?
Un abrazo super grande, querida Sidy.

-------------------

Anónimo MJ: Pues aquí solo tienes que pedirlo y, de inmediato, te traigo uno; o tres.
:)
El olor del buen café recién molido es fantástico. Casi como el de un libro recién salido de la imprenta :)
Abrazos y bienveni@

-----------------

Juegos corporales: ¡Cómo no...! Bueno, espero que ya te hayas servido, porque he tardado tanto en contestar que igual te has cansado de esperar :DD
Prometo ser más diligente la próxima vez.
¡Cuidado con ese hervor neuronal...!
Saludos cordiales y bienvenid@ también.

Trenzas dijo...

Steve: Bienvenido al blog, mallorquin.
Te visité con "no tiempo" pero iré a invitarte a otro cafelito.
Gracias por tus palabras :)
Un abrazo.

------------------

Bettina: ¡No me creo que no tengas buena mano para alguna cosa...!
:)
Sírvete, preciosa, que nunca viene mal y aquí nunca falta. Cuando se pase el verano y los biquinis, traeré tarta y bombones :)
Un abrazo garnde, guapísima.

Trenzas dijo...

Espero no haberme olvidado de nadie.
Protestad en caso contrario.
:)

Arare dijo...

Un ristretto sin azúcar, por favorrrrrrrrr...

:D

Trenzas dijo...

Arare: ¡Faltaría más...!
Pero luego no empieces a quejarte de que no puedes permanecer quieta durante más de un cuarto de hora.
:)
Molts petonets, Arare...!

cieloazzul dijo...

Ays!!
este me ha encantado... será que en la otra vida tuve un amante cabresto? o cabrón ( por el tamaño y tal) a saber.. pero a mi el café si me lo prohiben seguro me desatan todas las dolencias y achaques que hasta hoy, con la ingesta diaria y suficiente me evito:)
besos amiga mia!!!:)

Trenzas dijo...

Cieloazzul: Te ha llegado el olorcito ¿a que sí? :)
Yo tampoco sé que haría sin café. Supongo que si, de repente, desapareciera, tendría que acostumbrarme, pero sería muyyyyyy doloroso.
Pasa cuando queiras que siempre hay una cafetera a punto en Trenzilandia.
Besoooossss....

Antonio Ayala dijo...

¡ Cordiales saludos, Trenzas ! Lo del café me ha gustado mucho, tiene su buen punto consumista, lúdico y hasta histórico. En lo personal, temas de tensión, me lo están limitando y tengo un mono que me echa en brazos del descafeinado, que no es lo mismo, pero algo queda. Ahora, ando yo con mi sustitutivo, escuchando esa joya de "Mancini" ¡Bonito detalle !. Mi último artículo va de músicas generacionales, en esta bendita lengua. Espero que te guste. ¡Felicidades por el estupendo artículo y lo animada que está la conversación en los comentaristas ! ¡Afectuosos saludos y hasta pronto ! Antonio Ayala

Trenzas dijo...

Antonio Ayala: No te oí llegar :)
Siempre leo tus interesantes artículos que, entre otras cosas, me ponen al día de muchas noticias culturales. Otra cosa es lograr comentarte. Tu bitácora se me cierra en banda a la hora de dejarte un saludo. Creo que sólo he conseguido una o dos veces dejarte unas letras.
:(
Volveré a intentarlo, sin duda.
En cuanto al café, es lo que tiene; demasiado bueno para que nos dejen tomarlo todo la vida :DDD
Un gran abrazo, entusiaste profesor.