27 diciembre 2004

Tempus fugit

Es verdad. El tiempo huye de nosotros como si oliéramos mal. Y eso no puede ser, especialmente en estas fiestas en que TODO el mundo te regala colonias y jabones. Hay alguna honrosa excepción pero desde el 24 de diciembre hasta el 6 de enero, hago todo el acopio necesario de tales productos hasta el próximo diciembre. Incluso más.
Debe ser otra la razón por la que el tiempo vuela. A veces, estoy que no puedo con el calendario. ¿Cómo es posible que sea lunes otra vez? ¿Dónde diablos está mi fin de semana...? ¿Estaré viendo el calendario equivocado y hoy es viernes? Y luego resulta que no, que no está equivocado y que sí, que es lunes. ¡Ay...!
Será mejor no ponerse a contar todos los lunes que tiene el año. El que viene, porque a este 2004 ya no le queda ninguno más.
En cierto modo es una tranquilidad saber que acabaré el año sin ver otro.


No, no, eso que se mueve no soy yo. Es el próximo lunes intentando enseñarme como debo encararlo.

2 comentarios:

Sherezada dijo...

Nooo! necesito vacaciones!!! Prohibido al tiempo correr más de lo que lo ha hecho hasta ahora. Y cuidadito, Lunes, con aparecerte antes de tiempo.

Miguel dijo...

Buenas tardes!!
Aquí tienes un nuevo visitante para tu casa (agradéceselo a Sherezada)
Aquí nos veremos más a menudo (y espero tu visita a mi otra casa eh..)
Un beso