24 julio 2008

Libertad, igualdad, fraternidad. O quién sabe qué.

Estos días he visto mucha tele. Los ordenadores estaban, o desconectados o cubiertos para evitar accidentes y era imposible concentrarse en la lectura. Demasiado tráfico por los pasillos.
Y viendo mucho la tele, te fijas en cosas que si la ves poco, no aprecias. Me he dado cuenta de lo inspiradora que fue la Revolución Francesa para los realizadores de telefilms americanos. Salvo alguna excepción, todas las series están cuidadosamente integradas por igual número de blancos, negros e hispanos. Todas tienen, al menos, una persona mayor de 50-55 años, que si no es el jefe/a, es alguien a quien todos los demás respetan muchísimo, y un jovencito/a, que suple su inexperiencia con una mente superior y al que consuela esa persona mayor cuando la crudeza de la vida le supera y se deprime a modo. Así también, hay una cantidad sensiblemente igual de felizmente casados, desgraciadamente casados, solteros y divorciados, con hijos y sin hijos y madres solteras.
Todos cuentan con igual protagonismo, y donde el lunes el negro apunta con certeza al atracador, el martes es el chico quien descubre al asesino, el miércoles es la chica, el jueves, el maduro y el viernes, un señor/a que pasaba por allí y lo vió todo. Y es que la gente normal también merece su minuto de gloria.
Lo mismo pasa con las personas sobre las que se centra el argumento. Igual ración de asesinos para pobres y ricos y para jóvenes y talluditos. Aquí sí hay una diferencia, ya que son bastante más los malos que las malas, anomalía que, supongo, corregirán antes de las elecciones.
Todos los protagonistas, menos algún alma cándida que se les cuela, tienen una historia turbulenta o, cuando menos, muy infeliz. Un 50% proviene de casas de acogida o reformatorios y el otro 50% de hogares destrozados por las drogas y el alcohol, lo que no les impide ser íntegros hasta la médula y, a la mínima ocasión, se ponen como ejemplo ante el niño/a que ha cometido el error de dejarse atrapar con un misil balístico intercontinental debajo del brazo. Como es natural, la mitad de estas criaturas escucha atento y se reforma y la otra mitad acaba muerto durante el atraco a una licorería. Que digo yo que para que pondrá la gente tantas licorerías si saben que las van a atracar día sí, y día también.
Visto todo lo anterior y comparado con nuestro gobierno, creo que estamos a miles de años luz de alcanzar una cota de Igualdad similar, por más que se empeñen en lo contrario. ¿Para cuando un ministro de color, o una ministra asiática? ¿Habrá que esperar a que los franceses nos ayuden en la próxima guerra de independencia o a que nos regalen una estatua de la Libertad para tener unas teleseries igualitarias?
Pensemos en ello; sin prisa pero sin pausa. O viceversa.
.
"Pata pata" Miriam Makeba
.

12 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Las novelas reflejan una vida inexistente, como Spectre, el pueblo de El gran pez (la viste? mirala!).

Saludos a la cabra.

Té la mà Maria - Reus dijo...

la unión de blogueros unidos te advierte que ver mucho la tele te puede dejar ciega, quedas avisada

besos

fabi dijo...

Amiga!!! Que linda que sos! Cada dia me siento mas identificada con todo lo que decis! Nunca voy a entender la estupidez humana de la discriminacion, ya sea por la edad, por el color, por el coeficiente intelectual, por el origen, por la condicion sexual, por el fisico, o por lo que sea. Tan dificil es aceptar a los demas?

Anónimo dijo...

Tieta:quien no tiene en su pueblo o ciudad alguna persona asi???Creo que antes y ahora es lo mismo.

Mar dijo...

En verdad sucede todo esooooooooo?
Vaya has hecho un estudio de mercado genial!

(Y sobreviviste? jejejeje- NO MIRO TV....... Licenciada en Comunicación social, sólo fue objeto de estudio.....)

Igualdad, libertad y fraternidad, sí.

El reino de la ficción, y cómo duele!

Besazos preciosa.
Buena semana

DELIRIUMTREMENDS dijo...

La tv hace pupita, no la suelo ver nunca, a veces es obligatorio porque mi hija quiere hacer la siesta con ese ruido de fondo... pero no suelo verla. Igualdad....???¿¿¿ Mira que me da a mi que no, fraternidad, libertad.... mismo de lo mismo, negativo.
Mucho mejor concienciarnos de que nosotros sin gobiernos ni luchas imposibles, y poco a poco, quizás logremos cambiar algunas cosas, como haces tu con tus escritos, reivindicándolas.. pero poco mas. No es ser pesimista, es tener grandes dosis de realismo en la vida esta de a pie....
Un besazo fuerte, trenzas, te echaba de menos. Apenas me conecto, ya no tengo blog, y me da a mi que seguiré así algún tiempo, me estoy curando... Sí, ya te contaré. No estoy emferma de nada, es sólo que necesitaba un paréntesis.. y la vida me obligó a hacerlo...
Sigues igual de encantadora que siempre, niña... por ti no pasan los meses-años-días¡

Luciernaga dijo...

Si, la verdad es que los guionistas no suelen quemarse las neuronas, nos ponen lo "políticamente correcto" y todos tan contentos. Lo cual si se piensa bien ... ¡es un rollo! :-( Aunque hay excepciones: ¡que me dices del psicópata justiciero tan simpático que sale por la Cuatro! ;-)

Un abrazo

§ 555 §

Isabel Romana dijo...

Me gusta mucho venir por aquí y encontrarme con tu humor recuperado, algo a lo que, estoy segura, no es ajena la cabra. Y, por cierto, en nombre suyo te echaré en cara que no has tenido ni una palabra para los pobres animalitos. ¿Para cuando, también, un respeto para ellos y un mínimo de igualdad con los humanos? Mira que muchos de ellos son menos bestias que los hombres... Besitos alegres, querida amiga.

Imagine Photographers dijo...

Ja ja! todo se andara, a medida que sea mas variada la fauna con vocación política, mas equlibrio encontraras en los goviernos con la finalidad de vender la imagen...en las pelis, pasara al reves...tan solo con el fin de ser originales e incluso los mas malos de verdad terminaran ganando con todo el descaro sin que la historía les pida cuentas y entonces cuando esto ya se normal en las pelis, comenzara a suceder en la realidad y sigue:-):-):-DDD
Bbbfff! que rollete te he colocado:)
Muuultíssimmmss petons

Oscar dijo...

Hola TRENZITAS!!!

Por favor, no veas la TV, eso provoca daños muy graves en las neuronas...

Mejor visita mi blog jajajajajaja

Besitos querida amiga

PD: y para tu cabra, ración dobles de piruletas de corazón

Oscar

www.pixela2.com

BETTINA PERRONI dijo...

Trenzis.... siempre nos dejan tarea reflexiva....

No sé... al pensar en política me da una especie de....impotencia... si, creo que esa es la palabra.

No nos queda mas que hacer lo que a cada uno nos corresponde y de la mejor manera...

Que tengas bonito fin de semana :)

Trenzas dijo...

Os dejo besos y agradecimientos y excusas miles, porque no me da el tiempo para contestaros.
Prefiero pasar a veros en este ratito que me queda.
Os quiero y mi Cabra dice que ella, más.
:D