23 abril 2008

Un día que me emociona

Tenemos días para todo; para el niño, para la mujer, para la madre, el padre, los amigos lejanos, los derechos humanos, los homoxesuales, los animales, la tierra...
Añadid vosotros los que haya olvidado. Sin embargo, este día del Libro, este 23 de abril, me parece el compendio de todos ellos. Un gran día en que se unen todos los demás para ponernos ante los ojos de la inteligencia, el principio del entendimiento entre las personas sin el que nada podemos conseguir.
Ese entendimiento comenzó cuando fuimos capaces de estampar un mensaje en las paredes de las cavernas y otros pudieron descifrarlo. Eran libros aquellas paredes; imágenes que impartían enseñanzas, que desataban la imaginación, que provocaban el nacimiento de historias.
Y luego llegaron los sumerios para inventarse la primera escritura que conocemos. En sus tablillas hay listas de empleados y salarios, de compras y ventas, se organizaban las cosechas y el almacenamiento y se consignaba el censo de su población. Un orden civil y religioso por escrito. Unos 1.800 años más tarde, Hammurabi, redactó su código de justicia, poniendo por escrito lo que eran las prácticas normales de la ley en Mesopotamia. Persas, chinos y griegos escribirían y leerían fervorosamente, desarrollando magníficas civilizaciones que son la base de nuestras legislaciones y de nuestra cultura toda.
Es mucho esquematizar, pero tampoco es cuestión -ni sabría - de escribir un tratado :)
Lo que nos infunden los libros, lo que nos posibilitan, es un enorme amor por la cultura, en todos sus frentes. Cultura es protección a los más débiles, comprensión de los problemas, respeto a los derechos de todos los seres vivos, deseo de compartir lo que sabemos, escuchar y hacernos oír cuando se requiera.
Todo eso y mucho más, está en los libros, de una u otra manera. No hace falta leerse el Derecho Penal para saber si estamos obrando bien o no. Generaciones de escritores nos han mostrado, de muchas formas, a qué nos debemos y qué nos pertenece. Y en todos los géneros posibles en Literatura.
Una vez, en este mismo blog, surgió una pregunta: ¿Creía yo que las personas que no leían eran incultas? La respuesta fue, porque no puede ser otra, que de ninguna manera. No es necesario leer para aprender, porque si lo fuera, aún no tendríamos ni un alfabeto. Conozco personas sabias que nunca estudiaron. Su sabiduría es la mejor, porque es la primera. A ellos recurrimos para aprender lo que los libros impresos no saben. Y es que estas personas también son libros; incunables de enorme valor, portadores de la semilla que desencadenó la auténtica revolución de la cultura; la transmisión oral que provocó, finalmente, la escritura para preservar aquellas lecturas hechas con los oídos.
Y dicho esto, os dejo con vuestros libros y con la recomendación de que no hagáis caso si alguien os dice que "los sesos se te volverán agua de tanto leer". Puedo garantizaros que eso no pasa, así que, respetuosamente, haced caso omiso y seguid leyendo.

25 comentarios:

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ!, es verdad Jamie Lee, hay personas que son libros abiertos, y los libros, en general, nos ponen en contacto con el conocimiento al que no llegaríamos seguramente en nuestro tiempo de vida. Multiplicamos y enriquecemos nuestras vidas cuando leemos; nos convertimos en muchos, y somos más fuertes.

Isabel Romana dijo...

Desde luego, si los sesos se volvieran agua por leer, yo tendría la cabeza hecha un lodazal. Que no digo que no sea así, pero vaya, que aún sería peor. Comparto contigo esa idea de que hay una sabiduría que no está necesariamente en los libros, que se adquiere (quien la adquiere, que no son todos) por la experiencia de vivir y reflexionar sobre el vivir. Es una sabiduría entrañable porque está cargada de vivencias de primera mano, de recuerdos, de pensamientos singulares, de humanidad. Por eso nos llega tan adentro y nos emociona. Y hay quien sabe trasladar todo eso, o parte de eso, o los bordes de eso, o el meollo, a la letra escrita, y también es capaz de emocionarnos. En suma, que la cultura es una palabra muy grande y ocupa muchos lugares.
Feliz día del libro, querida amiga. Te envío una rosa virtual. Besos.

Té la mà Maria - Reus dijo...

Com sabes hay un tradición en Catalunya por Sant Jordi de regalar una flor a ella y un libro a el, te mando una rosa virtual para celebrar este magnifico dia y que la compre de un libro no solo sea para este dia

besos

Vert! dijo...

Entonces... por que llevas esas compresas en las orejas?? eeeh?
Aun así debo decirte que estas iluminada en tu post. Me gusta como has enfocado el tema. Y eso que al principio parecia que ibas a darnos una clase de historia desde los sumerios hasta GutenVert.
Ayer, realmente fue un precioso día.
Que pena que dure tan poco, verdad?
Un pesto.net

Trenzas dijo...

Luzbel Guerrero: Esa es una faceta de la que no somos muy conscientes; la fuerza que se adquiere; el criterio que es necesario para sostener nuestra forma de ver la vida, que no será ni mejor ni peor que otras, pero que será nuestra porque así lo hayamos decidido, y que, además, nos permite ver cuando nos equivocamos.
Claro que reconocer eso de la equivocación, puede resultar duro :DD
Un abrazo, querido amigo.

------------------

Isabel Romana: Lo de los sesos agua, me lo decía una de mis abuelas; la que leía poco :)
Tienes razón; no todas las personas logran, o logramos, sacar provecho de sus vivencias; entender y entenderse.
Pero cualquier cosa que sepamos por haberla vivido, tendrá un sello propio, una emoción singular que, matiz a matiz, la diferenciará de otra. Es una riqueza importantísima y que no encontramos en los libros impresos.
Claro que, al paso que vamos, con tantos miles de libros publicados al año, quizás...
:)
Un abrazo muy grande, mujer romana.

Trenzas dijo...

Té la mà Maria: La rosa ha arribat perfecta, moltes gracies...! Només ha viatjat una dotzena de quilòmetres :)
Encara que soc nascuda a Madrid, tota la familia del meu pare es catalana o de les Illes, així que, a tots els efectes, soc de allà i d´aquí.
Com el Facundo Cabral :)
Moltes abraçades, amics.

--------------------

Vert!. ¡Cachis...! Y yo creyendo que las orejas las tapaban...!
:)
No, no; nada de clases. Ya me gustaría saber tanto como para eso. Vocaciones perdidas en aras de otras. Siempre hay que elegir.
Lo que no sabía es de ese antepasado tuyo al que tanto admiro.
A él si que habría que ofrecerle rosas a montones. ¡Que grandísimo inventor...!
Cuando sea President, haré que haya un San Jorge cada semana :DD
Moltissims pesto.nets i abraçades.

Julio Avendaño dijo...

Te besaría la frente si pudiera y si me atreviera a tocar la frente de una mujer tan llena de belleza e inteligencia como tú.

Justamente esto es lo que hubiera deseado oír en boca de todas las personas que me encontré en el día del libro, pero nadie lo recordó... Yo, por mi parte, estaba eufórico pensando cosas similares a las que has escrito tú. Gracias miles, Trenzas, me has colocado una sonrisa exquisita en la cara.

Concuerdo contigo en que la palabra es el origen del hombre, y que, como extensión de la palabra y la idea, el libro es el símbolo más cercano al origen de la humanidad como género inteligente (es lo que he querido interpretar, perdón).

Claro, hay sabios que no necesitan leer absolutamente nada, esos humanos viven y saben comunicar su vida. En mi caso, creo que necesito leer para vivir, para enterderme a través del entendimiento de la humanidad compendiado en los libros.

Una vez más, gracias. Un fortísimo abrazo para ti, topetones cariñosísimos en la frente para Ágata, caricias en las alas para la dragoncita, ronroneos y trinos para todos en casa.

Salú.

.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

No encuentro una manera mejor de perder el tiempo que leyendo, niña, no la hay, es que ni las películas me llegan-llenan así. Porque leer es un viaje eterno, porque la imaginación juega a nuestro favor, creamos imágenes, sentimos cosas, mutamos, avanzamos...
Sí, es lo mejor del mundo... y tu mirada, bueno, esa es la hostia...
Fresca, franca, ingeniosa, profunda... Eres una mñeca, es indiscutible.
Un besazo fuerte... ale, todos a perder el tiempo aprovechándolo, ya sabes, doctorado en libros, el que sea vale, hasta los malos nos enseñan algo... ( a no volver al autor, por ejemplo... ).

Sherezada dijo...

amiga, dime que no llegué tarde,... FELIZ CUMPLEAÑOS!!! No me fío para nada en mi memoria, ni a corto ni largo plazo -y qué decir del mediano - pero creo que estoy más o menos en la fecha.
Uy! el día del libro me trajo grandes recuerdos, como cuando arrastraba a mis papás cada año a la feria del libro usado, y me gastaba mis escuálidos ahorros en la construcción libro a libro de mi gran tesoro. Mis papás sólo miraban con cara de plato, sin saber mucho qué hacer entre tanta montonera de hojas roneo.

Un besote a la distrancia, y me guardas pastel antes de que Agatha lo encuentre!
Sherezada

Luciernaga dijo...

Estoy recién llegado de Barcelona de pasar el Sant Jordi y un par de días más y estoy encantado con la grandísima fiesta en que se ha convertido: libros y rosas.

Y completamente de acuerdo con que hay que distinguir entre el saber (una serie de datos que conforman la cultura y llenan la enciclopedias) y la Sabiduría (una forma superior de conocimiento de la vida y como vivirla y que pongo en mayúsculas pues en realidad es mucho más importante que el saber). Y como ejemplo extremo e hilarante de ambos pondría a un lado a un catedrático de Filosofía (un idiota diplomado) y un sabio anciano taoísta que no sabe leer ni escribir (un sabio analfabeto).

Un abrazo y una rosa

§ 555 §

Arcángel Mirón dijo...

Yo nací el Día del Libro. Es una coincidencia que me emociona.

:)

Te abrazo.

Mar dijo...

Me parece tan sabio que hayas reconocido tanto la riqueza de saberes orales como la de los escritos.

No, la cabeza no se deshace con el abuso de lectura (aunque a veces uno sienta que sí),pero también sabemos que de la vida no se aprende en los libros.

Que saberes indiciales salvan vidas, que hay abuelos que te pasman con una respuesta que llega, quizá sin el mismo lenguaje, a una reflexión socrática.

Me ha pasado y los valoro tanto como a los libros. Ellos son en sí pequeños mundos cual un libro.

Bienvenido todo aquello que nos enriquece y nos hace ser mejores personas.

Pensar-sentir.

Besos mujer preciosa.

Pilar M Clares dijo...

El concepto de libro no tiene límites, un ser vivo es en sí un libro. Este día nos recuerda que somos humanos y nuestro medio. Llegué a creer de pequeña que las fábulas las escribían los animales, así de animal sigo siendo, por eso leo. Muchos besos.

yole dijo...

Pues vine a eso...
a leerte
y depués peinarte.

Besos peinadores.

YO dijo...

Solo paso a slaudarte Tencitas, espero tdo este ok , regreso pronto.
Besos
Sidy

Clementina dijo...

trenzas! que bueno leerte, como siempre. Acá en Uruguay el día del libro es el 26 de mayo. y me trae re lindos recuerdos porque fue la primera vez en mi vida que escribí un cuento y supe que por ese rumbo quería seguir transitando.
Te mando un abrazo grande y aunque esté poco bloggera últimamente, nunca dejo de estar por aquí.

Imagine Photographers dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que dices y ademas me encanta que no sea un tratado con pocas fisuras, para poder liberar la imaginación e inquietud personal, que al fin y al cabo es la que te hace sentir la vida.
Me encanta el dia de Sant Jordi a pesar de no poder dar un paso por el centro de Barcelona.
No se si hacerte mucho caso en eso del cerebro, soy un poco hipocondriaco y no me atrevo a correr riesgos je je :)

Imagine Photographers dijo...

AAaaa! con eso del cerebro se me ha olvidado mandarte, molts petons y abraçades
franki,bueno Rafa y Pepe me han dado muchos besos y abrazos para ti, pero no creo que te lleguen todos, les he tenido que parar los pies...y es que aveces la confianza...

Anónimo dijo...

Hola, Trenzas, me has hecho pensar en cuántos "hombres libro" he conocido. Mi abuelo materno era analfabeto y mi tía Dolores, la que me regaló cuando era prqueña cuatro metros de puntilla de ganchillo, también lo era. ¡Y qué sabios! Llevo unos días metida en documentación sobre la Guerra de la Independencia y no me queda tiempo para nada más, pero tu post me ha levantado las antenas. Necesito con urgencia licuar mi cerebro. Recuerdo aquella novela genial, "Farenheit..."... Y me ha entrado un afán enfermizo de releer "Orgullo y preicio", "Cumbres borrascosas" y todo lo que las Bronté y la Austen echaron a nuetro mundo adolescente. ¿Una regresión? ¿La necesidad de tocar de nuevo alguna de las propias raíces? No sé, pero allá voy, me muero, me derrito por agarrar otra vez "Rojo y negro", o "Nuestra Señora de París" y darme una panzada junto a la lámpara, cuando la noche se cierre y las locuras parezcan necesidades razonables. Me voy a empapar de los clásicos olvidados, Trenzas, y ya volveré luego a la vida "normal". Gracias por haberme provocado el ataque, y gracias a mi abuelo y a mi tía Dolores porque de ellos he recibido la sed no saciada que acumularon.

Isabel Romana dijo...

Pero ¿no vuelves? Besitos.

Trenzas dijo...

Julio Avendaño: Frente preparada para recibir esos besos de cariño :)
También es mi caso; la lectura impregna mi vida como lo hace el agua. Me parece que los lectores pertinaces tenemos una forma muy parecida de entender los libros y de todo lo que fue necesario para llegar a ellos. La primera vez que vi pinturas rupestres, lo tuve claro; aquello era una enciclopedia de saberes y no solo, con ser mucho, una expresión artística. Y cuando conocí a Valentín, un guarbosques jubilado que apenas sabía escribir su nombre, también me quedó claro lo que es el saber y de cuantas maneras podemos adquirirlo.
Un abrazo enorme de todos en casa.

-----------------

Deliriumtremends: Me ha gustado eso de poder aprender a no volver al autor :DD
Tienes razón, desde luego. También en que los libros "llenan" de una forma que no puede hacerlo una película. Las imágenes son poderosas, pero ya te las dan hechas; no tienen nada nuestro, a diferencia de una lectura que puede ser tan distinta como cada persona que la realice. Un libro es el pistoletazo de salida a la aventura personal.
Un abrazo enorme, querida D.

-----------------

Sherezada; Yo sí que llego tarde a agradecerte :(
¡Muchas gracias, guagua...!
Agata se aprovechó bien de mi falta de tiempo para vigilarla :)
Este año pasamos de celebraciones.
El año prçoximo, si los dioses lo permiten, volveremos a tener confetti y serpentinas y tartas a gogó.
Muchos, muchos besotes, otes, y un enorme abrazo, querida despeinada.
:)

Trenzas dijo...

Luciérnaga: William S. Maugham, lo exprsó muy bien:
"La lectura no da sabiduría al hombre: le da únicamente conocimientos"
Que esos conocimientos lleguen a convertirse en sabiduría, depende del hombre que los ha adquirido, supongo.
Pero la frase está en la línea de la Sabiduría que reflejas en tu comentario.
Me alegra que disfrutaras con la fiesta :)
Un abrazo grande, amigo.

-----------------

Arcángel Miron; pues sí que es una bonita coincidencia. En cambio yo, el día del bombardeo de Guernica
:(
No hay derecho, que una vive abrumada por la tragedia :)
Un beso, amiga.

------------------

Mar: Tal como vivimos parece que no exista cultura alguna más allá de las universidades. Si no tienes al menos una titulación y una docenas de másters, no sabes nada y estás fuera de los círculos intelectuales. Y vale la pena decir, aunque sea de evz en cuando, que no todo está en las aulas y que allí, no es donde se imparte la pasión y la emoción por aprender.
Hay que reconocer, porque es justo, que casi todos nosotros aprendimos mucho más de quienes no sabían nada de aulas y tesis doctorales. Y es una raza que se extingue en favor de la muy categorizada que nos sucederá, donde nadie sabrá nada más que lo que compete a su especiliadad. Así, habrá quién sepa freír un huevo, pero ignorará todo de la gallina que lo puso :)
En fin, eso; lo que tú dices: Pensar-sentir y seguir leyendo :)
Un abrazo muy grande, poeta.

Trenzas dijo...

Pilar M. Clares: :)
Me has recordado que mis hermanos y yo, de niños, escenificábamos las fábulas que nos contaban los mayores en casa. Y los cuentos infantiles, por supuesto. Aún sé de memoria cantidad de fábulas de Esopo y de Iriarte.
La infancia es una gozada con esos estímulos.
Lástima que se pierda en favor de las consolas :(
Un abrazo, amiga.

---------------

Yole; Gracias por el peinado. Traéte las tijeras la próxima vez, que ya no puedo pensar con las trenzas tan largas :D
Gracias por tu compañía, romántico peluquero.
Y una docena de besos.

--------------------

Sidy; Eso espero, preciosa. No nos abandones del todo ¿vale?
Un gran abrazo, querida amiga.

Trenzas dijo...

Clementina: ¡Hola, amiga...! Estoy en falta contigo; como con casi todos los amigos.
Lo siento de veras. A ver si logro reencontrarme y la vida me da para pasar a veros en vuestras casas.
Siempre es uan alegría saludarte :)
Un abrazo grande, amiga.

------------------

Imagine Photographers: ¡Sí, sí...! Llegaron todos los abrazos la mar de bien :)
Dejar que la imaginación y las ganas de crear nos atropellen es un síntoma de buena salud cerebral, me parece.
:)
Y cada vez es más difícil porque nos suele pillar antes la dichosa realidad y eso tan aburrido de "tener los pies en el suelo"
En fin; creo que, de momento, aún tenemos espacio para soñar e inventar y ganas de conservarlo.
¡Que os dure y que me dure...!
Moltes abraçades i petons per a tots...!

---------------------

Serena; Sé que lo harás, en cuanto se acabe la guerra de 1.808 :)
Es curioso como, de vez en cuando, parecemos, los lectores, necesitados de regresar a nuestras primeras lecturas, que ya no serán las mismas. No porque los textos hayan cambiado, sino porque hemos cambiado nosotros. Estas últimas noches las he estado dedicando a "La Eneida". Y está siendo una lectura mucho más emocionante que las anteriores. He cambiado, sin duda.
Lo que cuentas de los hombres libro es tan cierto que nada se puede añadir, salvo lamentar no haber conocido muchos más.
Una abraçada forta...!

------------------

Isabel Romana: ¡Sísísísí....!
No me he ido; sólo es que estoy un pelín... ¿atontoliná...?
:)
Un abrazo grande, mujer romana

Trenzas dijo...

Si he olvidado a alguien, ha sido sin querer.
¡Besos a todos...!