25 marzo 2008

¿Dragones...? ¡Sí, por favor...!

Pon un dragón en tu vida, pero solo con el pensamiento. Aunque de momento no parecen correr peligro de extinción, es una especie delicada y solo la gran protección que reciben, nos garantiza el poder seguir contando con ellos. Aquí tenéis al "Vanishing Dragon", también conocido como "Leafy Dragon" y como "Caballito de Mar Foliado", espléndidamente fotografiado por John Lewis.
Si aumentáis la imagen, veréis una casi evanescente criatura, que vive solo en Australia, en una estrecha y larga franja de las costas Sur y Oeste. Unos 12 o 14 mil kms. de largo por solo uno de ancho.

Esta proximidad a la costa lo hace especialmente vulnerable a buceadores y vertidos humanos. Es el animal emblemático del Estado de Victoria (Australia del Sur) y creo que solo hay dos o tres Zoos en el mundo que han conseguido tenerlo entre sus habitantes. Su nombre científico es "Phycoderus eques" y, como ya habéis sospechado, está emparentado con el mucho más conocido Hipocampo o Caballito de Mar.
Es una criatura delicada, casi transparente que, más que nadar, parece que levita en el agua. Los adultos, miden unos 45 cm. de longitud y son los machos quienes se hacen cargo de la prole, transportando los huevos adheridos a su cuerpo hasta que llega el momento de su nacimiento. Entonces, el cuidadoso padre, se agita entre las algas, los huevos eclosionan y aparecen los menudos Dragones, completamente preparados para llevar una vida independiente. Nada de quedarse en casa hasta los 35 años, no.
Aquí tenéis uno de dos o tres días de edad.


En cambio, por este otro, ya no podemos hacer nada. Se extinguió hace miles de años. Es el "Gunlong", descubierto en China y al que se cree antecesor del "Tyranosauros Rex", ese feroz dinosaurio que, regularmente, aparece en las pantallas de los cines, haciendo papilla todo lo que se interpone en su camino. Una impresionante recreación, a partir de los fósiles, de como debió ser este terrible animal.


No es disparatado pensar que, cuando los primeros hombres, encontraran sus restos, los enormes huesos y, tal vez, un atisbo momificado o fosilizado de su cabeza, les causara una enorme impresión y permaneciera en su recuerdo. Estos recuerdos transmitidos oralmente, debieron dar rienda suelta a la imaginación durante muchas generaciones, que irían acomodando, ensamblando, realidad y fantasía.
Y por último, el "Dragón de Komodo". Para verlo solo tenemos que hacer un viaje hasta el Archipiélago de la Sonda, en el Mar de Flores (Indonesia). Descendiente directo de los dinosaurios, este reptil no fue descubierto hasta 1.912. El aislamiento es la causa de su supervivencia, aunque ahora está en peligro de extinción. No vive en todas las islas del archipiélago; solo en dos o tres de ellas. La mejor estudiada, la Isla de Flores donde este imponente varano tiene su Parque Nacional propio.


Es peligroso; no duda en matar y comerse a los más pequeños de su misma especie y se sabe que, con relativa frecuencia, ataca también a las personas. Aunque es buen corredor, solo necesita morder a una presa. Su venenosa saliva hará el resto, y cualquiera a quien haya logrado inocularla, morirá en pocas horas. Recientemente, en Inglaterra, se ha descubierto que las hembras pueden fecundarse solas y tener a sus pequeños dragoncitos sin concurso exterior. No deja de ser una ventaja, teniendo en cuenta que las hembras pesan menos de la mitad que los machos, que pueden alcanzar los 125 kilos y los tres metros y medio de largo, y la manía de la especie de comerse todo lo que se mueve en su entorno.
Y esto es casi todo lo que sé acerca de los dragones que tenemos la certeza de que existen o han existido. Os aconsejo vivamente adoptar solo al primer presentado. No me hago responsable de lo que pase si optáis por alguno de los otros.
*

19 comentarios:

Té la mà Maria - Reus dijo...

buen post y muy instructivo, hay otro tipo de dragón que es el que se mete por las casas y la gente lo relaciona con que se come la ropa de los armarios, cuando en realidad se come las polillas de la ropa, son beneficiosos

besos

Arcángel Mirón dijo...

Siento una mezcla de repugnancia y ternura. Son poderosos, sin duda. No pasan desapercibidos.
Prefiero los perros, pero bueno. Pondré un dragón a mi vida.

Isabel Romana dijo...

Me gusta mucho el caballito de mar foliado, desde luego, aunque mis simpatías van directamente hacia la hembra del Dragón de Komodo, con un compañero tan cómodo, tan cómodo, que ni se molesta en hacerle cariñitos... Besitos, guapa.

Luciernaga dijo...

Estupendas fotos las de todos los animales, me fascinan sobre todo la del Caballito de Mar Foliado que parece una plante y la recreación del "gunlong" que es realmente terrorífica. Y es curioso como están en nuestro "inconsciente" junto con las historias de Príncipes y Princesas.

Un abrazo

§ 555 §

Trenzas dijo...

Té la mà Maria: Solo aquí, en Cataluña, he oido llamar "dragons" a las salamandras. En el DRAE no figuran tampoco con ese nombre. En cambio, sí está "dragó" en el Dic. del Institut d´Estudis Catalans, referida a una especie concreta, y "salamandra" para la especie anfibia. Y es cierto, desde luego, que son completamente inofensivos. Mi abuela decía que se comían la ropa blanca, pero solo comen insectos. A mí me gustan las salamandras porque liquidan a las arañas, que me dan mucho más "yuyo"
:)
Abraçades, amics.

----------------

Arcángel Mirón: Mejor los perros, sí :)
Lo cierto es que los dragones no necesitan de nuestro concurso para estar presentes en nuestra vida. Como bien dices, son poderosos. Tienen más capacidad de convocatoria que muchos políticos.
:DDD
El Dragon es el enemigo primordial. El que pone en marcha nuestro sentido del peligro y nos prepara para el ataque. En estos tiempos los dragones tienen otras formas, pero siguen estando, ya lo creo.
Un abrazo, amiga.

-----------------

Isabel Romana: :) ¡Muy buena la extrapolación...!
No sé como sería la hembra Gunlong, pero las dos que están aquí, son bien listas. Una por apañarse sola; la otra por pasarle la responsabilidad de los pañales al macho. Como siempre, la naturaleza es maestra :)
Un abrazo grande, mujer romana.

----------------

Luciernaga: Como las estrellas :)
No existe ninguna cultura en el mundo que no tenga dragones en sus leyendas, llámenlos como los llamen. Serpientes emplumadas, monstruos marinos,pájaros del Trueno, o cualquier otra forma, sirven para encauzar nuestros terrores y activar los mecanismos de defensa o sometimiento.
La Biblia tiene también sus dragones, encarnados en Behemot y Leviathan, al que veremos, si somos justos, en el Juicio Final.
Eso, si llegamos :)
Un abrazo fuerte.

Imagine Photographers dijo...

Un post muy ilustrativo, el caballito de mar foliado no lo conocía y es muy curioso. Los otros dos si los conozco, de vista en foyos je je.
Que bien actua la naturaleza en el tema de la reproducción...creo que nosotros estamos todabía en evolución...me gustaría ver por un agujero como criaremos los humanos dentro de 50 años :)
Es posible que si se transmitieran oralmente de padres a hijos sus experiencias, seguramente de ahi nacieron los miedos ancestrales a las arañas, culebras y tal, que ya forman parte de nuestra herencia.
En cuanto al dragón que las abuelas creian que se comia la ropa es la salamanquesa, aunque en algun lugar también llaman a la salamandra con este nombre...son monísimas las dos:)
una forta abraçada
franki

Trenzas dijo...

Imagine Franki: Ya imaginaba que el Caballito te iba a gustar mucho :) Es una criatura preciosa. Vive entre las algas y de ahí el perfecto y ondulante camuflaje. No huyen del hombre, pero es difícil fotografiarlos por ese mimetismo tan bien conseguido que los hace difíciles de encontrar.
Partenogénesis, de la que ya hemos hablado en el caso de algunos anfibios e insectos. Pero esto ha sido una sorpresa científica, porque el dragón de Komodo, no es ni lo uno ni lo otro. Es buen nadador, pero es un varano terrestre y no tiene nada de insecto.
En fin, eso; ya veremos dentro de 50 años :DDD
Moltes abraçades i petonets...!

BETTINA PERRONI dijo...

Ayyy mi trenzita, no se pondrá celosa la cabra? jajaja

Que bello animal!, supe de el en el Animal Planet y quedé impresionada... como evolucionan las especies! cuantas criaturas tan maravillosas hay en este mundo... y este extraordinario animalito es sencillamente único.

Anónimo dijo...

A mí me deslumbra el surtidor de luz de tu pelo...por eso me gusta ser tu peluquero.
Te beso.

Robertö dijo...

Hola amiga. Hace un tiempo había descubierto ese dragoncito australiano y había bajado unas fotos y no recuerdo si posteé algo acerca del peligro que corre por la desaparición de los corales por el aumento de temperatura de las aguas.
Fijate que este animalito fue evolucionando durante miles de años a través de los genes de los más aptos para parecerse al medio en que vive y pasar desapercibido entre las algas. Pero como tantas especies no es tan veloz como para cambiar ante los ataques masivos que sufre por las consecuencias de las actividades humanas.
Y sobre el dragón de Komodo, también escribí algo un día que tenía mucha fiebre y terminé concluyendo que el dragón que mató San Jorge era uno de esos (que era muy apestoso).
Me encantó el post y me bajé la foto del caballito.

Joseph Cartaphilus dijo...

Dos cosas

Por creer creo que la explicación a los dragones es otra. Dragones han tenido todas mitologías (san jorges, serpientes emplumadas y demás historias) y yo dudo de que todos los pueblos interpretaran que un craneo tiene forma de dragón. Los dragones existieron y punto (dicho esto desde la mesura y respeto de cualuier tertuliano de tv)

La segunda es que no le ponga las fotos de estos bichos a la cabra. Que igual luego no le acaba de dormir

Dichosos bichos

Trenzas dijo...

Bettina perroni: La Cabra está que se sube por las paredes de celos :)
En cuanto me pongo a hacer carantoñas a otro animalito, ya estamos metidas en peleas :)
Cierto que es precioso el dragoncito. También he visto estos días un documental y pude verlos nadar al fin. ¡Me encantó...!
Un abrazo grande, preciosa.

-----------------

Anónimo peluquero: Esto..., ¿nos conocemos...?
:)
Es que no quisiera equivocarme al mandar las docenitas de besos.
Por favor, sea tan amable de devolverlas si usted no es Yole.
Tres docenas, que ya es primavera :)

--------

Trenzas dijo...

Roberto: Y tienes uno presidiendo tu blog, aunque sea de otra familia. Lo mejor del caso es que han puesto medidas estrictas hasta para mirarlo en su medio. El aumento de temperatura es un gran peligro para las especies de arrecife y este animalito tiene el handicap de vivir en territorios reducidos. No así su pariente más conocido, el Hipocampo.
En cuanto al de Komodo, pues sí que es apestoso :)
No me extraña que provoque pesadillas. Es verdaderamente impresionante cuando los ves andar o nadar, con esa lengua bífida y venenosa olisqueando el aire a ver si estás cerca :)
De todas formas, no creo que fuera uno de esos al que mató San Jorge. Resulta pequeño para tal heroicidad.
:)
Querido Roberto, un abrazo de algas, pero fuerte.

--------------------

Joseph Cartaphillus: Vale, vale, te creo (dice Trenzas pensando que es mejor no contrariar a un naúfrago hambriento)
Creo que me he confundido por leer demasiadas cosas acerca de los fósiles. No pasará más, lo prometo.
Y para que veas que soy fácil de convencer (según y como) sigue un post con la confirmación de la existencia del dragón. Que para eso se inventó la refutación; para refutarse uno mismo :)
La Cabra tiene celos, ¿pero asustarse ella..? ¡Cá...!
Un abrazo, naúfrago de pro.

Lúzbel Guerrero dijo...

Del caballito contento sabía por los documentales de la 2 (otra maravilla en vías de extinción), pero al dragón de Komodo lo he visto en algún Zoo que no puedo precisar; parece una iguana aburrida, pero hay casos de animales de estos que se han cargada a niños pequeños tras entrar en las casas. Lo de la hembra, debe ser un giro de la naturaleza para evitar el aplastamiento de las debiluchas de la especie, porque con el la excusa del apareamiento, muchos machos las aplastaban para ir comulgando en épocas en que sus presas se apartaban de su paso hasta un par de metros, distancia que nunca supera un kómodo que se precie. Esta conducta extrema es compartida por algunas especies de homínidos (Homus mandus), que son capaces de ver Telemadrid si el zappinero está lejos de su alcance; o llamar a bocinazos a quienes va a recoger a las ocho de la mañana para despertar al barrio entero y que todos sufran sus imprudentes promesas.

Trenzas dijo...

Luzbel Guerrero: Dragones de Komodo, sí que se pueden ver en muchos Zoos, aunque yo no he visto ninguno aún :)
De ahí la sorpresa de la reproducción unipersonal de las dragonas que viven en uno de Inglaterra. Buena cosa para la continuidad de la especie. Dudo que entre los Komodo haya zappineros como sucede en la especie H. mandus, pero es probable que sean igual de ¿perezosos? a la hora de cumplir con sus obligaciones :DD
Un abrazo grande, querido amigo.

el john dijo...

mas te leo mas me gusta tu blog. increible lo que compartes de los dragones. ese, el pequenito del mar, que cosa mas curiosa!
seria divertido tener un dragon de comodo en casa, pero por ahora ni un gato me cabe.

el john dijo...

se me olvidaba! gracias por la visita y los comentarios!!!!

Trenzas dijo...

Eljohn: ¡Uys...! Por poco no veo tu comentario :)
Bueno, yo desde luego no te aconsejo un dragón de Komodo como animal de compañia, pero tanbién hay quien tiene serpientes pitón y vive la mar de feliz con ellas :)
Sí, chico; el espacio para vivir se reduce. Yo tengo un gato y ni te cuento el sitio que ocupa. Además nunca sé si voy a poder sentarme o acostarme donde quiera. Depende de si él llega antes al sillón o a la cama :DD
Del canario no me quejo, porque él nunca ocupa mi espacio vital
Gracias a ti, amigo.
Un abrazo.

angel dijo...

Salamandras y dragones ¿qué hacer contra un santo descatalogado? Ha sido un gusto volver a tu espacio para de nuevo leerte con gusto.


Saludos...