16 agosto 2007

No puedo dormir

Y no sé quién demonios podría a 29 grados. Si no fuera por las faringitis tendría un aire acondicionado lo bastante potente para congelar un submarino. ¡Cachis ya...! ¡Con el sueño que tengo y lo cansadísima que estoy...!
Los dedos se me quedan pegados a las teclas de la humedad que hay. Hoy me electrocuto; seguro.
Ni siquiera han funcionado las armas secretas que tengo para estas emergencias. Nada muy peligroso, pero efectivo. Se trata de unas enormes sábanas de lino auténtico, de ese que ya no se encuentra. Tienen unos 175 años, más o menos. Formaban parte del ajuar de mi tatarabuela y parece que entonces se usaban unas camas kilométricas porque si las doblas por el centro, tienes sábana y colcha, todo en uno. Poseen un maravilloso tacto y resultan ser muy frescas, a pesar de que lo grueso del tejido puede dar la impresión contraria.
Mi tatarabuela era francesa. Por alguna razón, mi tatarabuelo paterno, que era de Gerona, fue a Francia, y conoció a la joven que después sería su esposa. Él tuvo que volver a Cataluña y ella, hija de familia acomodada, vino algo después atravesando los Pirineos con una reata de mulas cargando sus pertenencias y una partida de hombres armados, contratados para que la acompañaran. En aquel tiempo parece ser que había muchos bandidos en las montañas y asaltaban las reatas de ganado y a las gentes obligadas a hacer esos trayectos. Según me contaron, el ajuar que trajo mi tatarabuela, era bastante impresionante en calidad y cantidad. Muchos cofres llenos de ropa blanca bordada a mano, cortinajes de terciopelo, colchas, tapetes, piezas enteras de tela fina, adecuada para camisitas de bebés, sedas, muselinas, batistas y muchos, muchísimos vestidos y enaguas y pares y pares de botines. Luego estaban los serones llenos hasta los topes de vajillas de porcelana inglesa y francesa. Y abanicos, mantones, velos, mantillas y encajes. Decía mi abuela que fue un acontecimiento en Gerona ver llegar aquella caravana. Me gustaría averigüarlo, saber un poco más de mi tatarabuela. Sé que murió joven; tuvo un hijo, quedó enferma tras ese único parto y no vivió mucho más. Mi tatarabuelo no volvió a casarse y mi bisabuelo creció con su padre y sus abuelos paternos. Cuando se casó, el ajuar de su madre fue para él y su esposa. Tuvieron un solo hijo; mi abuelo. Y aún quedaba ajuar y ajuar cuando él también se casó. Supongo que muchas cosas no salieron nunca de los armarios hasta que llegó la guerra y destrozó la casa familiar. Pero lograron salvar suficiente ropa y enseres, imagino que llevándolas fuera de la capital. Y así, de generación en generación, han llegado hasta mí algunas, pocas, cosas de aquella joven francesa.
Tengo 4 sábanas, dos abanicos pintados a mano, uno de papel con varillas de nácar, otro de tela con varillas de carey, 6 tazas con sus platitos de porcelana inglesa, una mantilla de encaje, y algunas otras menudencias, como unas tijeritas plegables, un alfiletero...
Normalmente veo esas cosas y no les presto mayor atención, pero de vez en cuando, me da por pensar en la historia de mi familia y en cuánto me gustaría saber mucho más de ella. Fuimos una vez con mi abuelo a intentar seguir la pista hasta donde se pudiera, pero con la guerra, muchos archivos se quemaron en las iglesias y otros edificios oficiales. Vimos, eso sí, la calle donde mi abuelo había nacido y el lugar aproximado en que había estado su casa. No recordaba el nombre de la localidad de donde procedía su abuela francesa, o quizás nunca lo supo, así que esa pista también se ha perdido.
Otro día que no pueda dormir, os cuento la historia de mi tatarabuela materna, que también la tiene, aunque no vino de allende los Pirineos.
.
*

26 comentarios:

Lux dijo...

Esas historias me parecen fascinantes. Escudriñar en el pasado a mi me encanta, poder desenredar las historias y hechar a volar la imaginación con todo lo que fue o pudo ser, ahora si estas historias tienen que ver uno la cosa se pone todavía mejor.
Que maravilla conservar tesoros como esos!

Mar dijo...

Amé leer esto. No me sale una palabra más. No puedo procesar ahora todo lo que me produjo.


Yo con 29º dormiría tan pero tan felíz!!!!!!!!!!!! (Acotación desubicada mía siempre tiene que haber)

Pero es que me da pie para mi egoísmo y decirte: quiero la otra historia ya!!!!!!!!!!!!

(Me puedo guardar esta? )

Mirá que dentro de mi caos hay un orden y la carpeta de "textos de otros blogs es sagrada y ubicable eh?) ;-)

Besossssssssssss y manzanas!
Sos preciosa, lo sabías?

Ana di Zacco dijo...

Impresionante historia, diría que ya no ocurren cosas así... Imagino que yendo en mulo algún plato se rompería por el camino del primer viaje.
Algunos objetos parece que tengan memoria propia, es una lástima que no puedan hablar.
PS: para el insomnio, unas gotitas de aceite esencial de mandarina en la almohada. No falla.

Bettina Perroni dijo...

Ayyy mi niña... pues a mi me conviene que no puedas dormir porque asi nos cuentas tus historias familiares...

Igual a mi sabes?, me gustaría saber más de mis antepasados.

Y sobre tus 29° mi vida... aqui te morirías... llegamos hasta 35°!!!! :S

Ajá... te imaginarás :S... me salva solamente la brisa de mar.

El lenguaraz dijo...

¡Qué maravilla madame Trenzas es un tesoro incalculable lo que tiene!, cuídelo es el testimono de una época sufrida, en que se daba importancia a objetos y enseres. Supongo que su primo le estará comiendo la moral para incluir estas piezas en alguno de sus proyectos. Tengo un par de trucos para luchar contra el calor, y este año los he seguido a rajatabla; resultado, Lenguaraz :1, Canícula :0 patatero
Bien es verdad que a consecuencia de los estragos que estamos haciendo en las capas altas de la atmósfera, el equipo que vino, estaba plagado de suplentes, y fué una victoria fácil. Seguramente, y como la liga es larga, se vengarán en la segunda vuelta, ya con su equipación de invierno, y el resultado, nos dejará helados.

FRAC dijo...

Sí, estoy de acuerdo con el comentario anterior, es un tesoro incalculable lo que tienes: recuerdos y talento para relatarlos.
No sé si desearte menos horas de insomnio...

Yo adoro a mi abuela, únicamente por lo que me han contado de ella. Nunca llegué a conocerla, y por este motivo agradecía cada detalle que alguien rescataba de la memoria. O del olvido, que viene a ser lo mismo.

Aguanta, que ya está pasando el calor intenso.

Trenzas dijo...

Lux: Fascinantes, sin duda. Aún ahora, cuando se reúne una parte de la familia, nos gusta hablar de estas historias. Siempre hay nuevos incorporados que no las conocen y les contamos las "batallitas". Mi abuelo rompió la tradición del único hijo y fue padre de 7, de los cuales viven 6 y hay bastante diferencia de edad entre ellos, así que creo que tenemos para tiempo y tiempo de seguir contando :)
Un beso, amiga.

.*.*.*.*.*.*.*.

Mar: mi tatarabuela es tu tatarabuela. Dispón de lo contado aquí como te plazca :)
Gracias por nombrarme Miss Universo :DDD
La historia de mi otra tatarabuela llegará. Prometido.
Besos y manzanas de las que más te gusten, poeta.

.*.*.*.*.*.*.

Ana di Zacco: ¡Bienvenida al blog...! Leo con frecuencia tus comentarios en algunos blogs de los que ambas somos adictas :)
Pues imagino que es muy posible que alguna cosa se rompiera. De hecho, una de mis tazas tiene una pequeña muesca en un borde, pero a saber desde cuando...
Gracias pro el consejo de la mandarina. Intentaré encontrar ese aceite esencial y ojalá funcione, a pesar del calor :)
Saludos cordiales.

Trenzas dijo...

Bettina: Tú también sueles contar alguna cosilla de la familia, aunque sea en momentos tristes. Todos valen, sin duda, para recordar a quienes nos precedieron en la historia de nuestras familias.
No me verás cerca de tu casa por algún tiempo si insistes en mantener esas temperaturas :DD
Y lo que es aquí, la brisa del mar llega con bochorno incorporado.
¡Paciencia...! :(
Un abrazo enorme, preciosa.

.*.*.*.*.*.*.*.

Lenguaraz: Cierto; es un tesoro. Estoy particularmente enamorada de los abanicos que tienen doble cara, y en cada una hay una escena diferente, muy al estilo de Watteau. Escenas campestres muy detalladas y bien realizadas. Comparados con lso abanicos normales de ahora mismo, no hay color.
Mi primo, no conseguirá estas piezas, aunque quizá le asista algún derecho por ser igualmente tataranieto, ya que es de la rama paterna. A mi favor, que los abanicos son, básicamente, femeninos :)
Ahora mismo, no me importaria que me dejaran helada un día o dos para saber que se siente :)
Un beso, amigo.

.*.*.*.*.*.*.

Frac: ¡No, por favor, déjame dormir...!
:)
Hay cosas que no precisan de ningún talento para contarlas. Tienen su propia entidad y ésta vuelve por sus fueros cada vez que le pones la pluma encima; o el teclado en este caso. A lo mejor un día la retomo y la completo. ¡Quién sabe..! :)
Solo me quedó un abuelo por conocer. El padre de mi madre que murió cuando ella tenía ocho años. Los otros tres tuvieron una larga vida, para mi fortuna y los de sus otros nietos. Aunque tengo mis preferencias, de todos me acuerdo. Cuando nací, sólo vivía una de mis bisabuelas y lamento mucho no recordarla.
Abraçades i petons, amiga

Ana di Zacco dijo...

No sé dónde vives pero en Bcn puedes encontrar aceites esenciales buenos (no esencias sintéticas) en la farmacia Serra-Mandri (Diagonal/Via Augusta). Tb en Arké (Valencia 445).
Abrazos.
PS: yo tb tengo hilvanado hace tiempo una historia sobre mi tatarabuela...

Robertö dijo...

yo tb tuve una bisabuela francesa de la que no se sabe mucho. A lo mejor somos primos.

Trenzas dijo...

Ana di Zacco: No estoy muy lejos geográficamente hablando -en Tarragona - pero a años luz para algunas cosas :)
La pista es buenísima, gracias. Tengo una amiga farmacéutica. Lo conseguiré a través de ella.
Muchísimas gracias..!
No dejes de escribir esa historia hilvanada. Una mirada a las personas que nos trajeron hasta aquí siempre es emocionante.
Un beso.

.*.*.*.*.*.*.*.

Roberto: Tú y yo somos primos desde Prometeo :)
Ni siquiera se habían inventado los franceses por aquellos tiempos.
Europa creo que sí, que ya se había inventado o estaba a punto de inventarse. Y la raptó alguien de los USA ¿no?
:)
Un abrazo grande, amigo Roberto.

Vert! dijo...

Se ve que en aquel tiempo, unos atraían al capital extranjero y otro perdían el oro de Moscú. Interesante historia la del braguetazo de tu tátaro, porque será todo lo romántico que quieras pero no deja de ser un solemne braguetazo. Eso si, manteniendo la dignidad porque llegar en caravana armada y utillada a Gerona, era casi como una venganza contra el gabacho invasor. Enhorabuena por tus recuerdos. Pesto.net para ti (dice él sacandose un azucarillo del bolsillo a modo de premio)

Trenzas dijo...

Vert!: Es posible que tengas razón, porque los hombres de mi familia son todos ellos, muy guapos.
:)
Napoleón se había ido de España en 1814. Un poco tarde para represalias ¿no? :DD
Lo que sí sé de mi tatarabuelo y su familia es que tenían una fonda en Gerona. Imagino que eso significa una mayor posibilidad de contactos con el otro lado de los Pirineos. Recordar que la palabra fonda, deriva del francés "fonde" (y del árabe fundag) y significa "alojamiento de mercaderes y lugar donde se da hospedaje y se sirven comidas". ¡Y estaba en la calle de la Neu! Me lo acaba de decir mi madre :)
No me acordaba del nombre.
Gracias por el azucarillo (dice ella maldiciendo por las 16 calorías adicionales)
Pesto.nets...!

Anónimo dijo...

Disculpa trenzas, pero de donde has sacado que "fonde" signifique en francés Fonda ??
Fonda es un auberge (albergue)
y fonde es fundar, crear...entre otras cosas ...
Siento esta injerencia en tu blog, vivo en francia desde hace muchos años y no podia dejar pasar este pequeñito gazapo.
Un saludo y felicidades por tu blog.
Au revoir.

Verónica Carmona dijo...

amiga!paso a saludar y a nuevamente agradecerte los mensajes y la forma que tienes de comunicar.

cariños

verito!

Trenzas dijo...

Anonimo: Pues habrá que rectificar a la Enciclopedia General Larousse que, en la página 4464, dice, textualmente:
Fonda: n.f. (probabl. del fr. oriental fonde, der. del árabe fundaq) Y siguen la acepción que dejé en la respuesta anterior.
En Cataluña, fonda, aparte de la acepción correspondiente a "honda", siempre ha tenido ese significado; un lugar donde antiguamente se alojaban viajeros, carruajes y caballerías y más modernamente, lo mismo pero sin caballerías; por el tema de la modernización y eso :)
Por otro lado "albergue" no es algo que esté en las antípodas de la palabra fonda, tal y como la interpreta el Larousse y el Diccionario del Institut d´Estudis Catalans, que da exactamente la misma interpretación de la palabra, aunque no se mete a considerar su posible origen francés, ni ningún otro.
Como soy muy concienzuda, consulto también el Diccionario Clave, que asegura "es palabra de etimología incierta" y el Barcanova dice, como el Larousse que el primer origen es el árabe y luego el fr., aunque para el árabe da la palabra fundak. Y para finalizar la ensalada, Edward Roberts, le da a la fonda en cuestión, un origen griego, en su Diccionario Etimológico.
¡Ufff...!
Me ha encantado darle la vuelta a tantos dicccionarios...!
Yo solo había mirado el primero para saber si mi tatarabuelo había tenido que ir a Francia para algo más de lo que sugería Vert! ¡Y mira hasta donde hemos llegado...! :)
¿Sabes..? Tal vez sea una simple cuestión de palabras en desuso. Nestor Luján nombra fondas en Francia en sus libros de viajes gastronómicos. Aunque quizá fuera solo una manera de referirse a establecimientos similares en Cataluña.
Por no mencionar que, según creo,
"fonder", de fundar, es un verbo, y aquí nos estamos refiriendo a un nombre de lo más común.
Un placer viajar por las palabras en tu compañía, amigo anónimo :)

.*.*.*.*.*.*.*.

Verónica: ¡Hola, niña..! Al contrario, al contrario..! Tu siempre tienes cosas interesantes que decir y a mí me alegra mucho poder estar ahí para leerlas :)
Cariños para ti tambien, preciosa.

cieloazzul dijo...

Juro y recontra juro que yo comenté en éste post.... bah!!!
pero bueno, ahora que vuelvo a leer trenzas, decirte que me encanta y re facina la manera en que nos has llevado por tus antepasados...!!!
Mi tatarabuela era francesa... y dicen las malas lenguas, que la madre de esa tatarabuela fue una cortesana bella y famosa...a saber, la verdad es que nunca me había frenado en esa historia...
Pero después de leerte, después de facinarme con esa historia de vida, veré de consultar los recuerdos de los vivos...
Ya espero impaciente la historia de la tatarabuela, que seguro será igual de bella que ésta...
Mil besos querida amiga...
Pd... me has instruído con ese viaje de significados...:D

SID dijo...

oooooooh solo tu tienes unas sabanas de tantos años quepertenecieron a tu tatarabuela, de verdad que puedes escribir un libro trencitas!! no las imagino..pero deben de ser UNICAS.. que mal de la Faringitis, y pues dejame te digo a que temperatura estuvimos ayer en Mty, mm cuanto?? ha 39 a las 5 de la tarde...hoy bajo a 35 jajaaja wow verdad...
hay pues que consejo te dire para que puedas dormir...como dios la mando al mundo pues!! total!!! jajaja no te creas, es que si la calor esta cada dia piorrrrrrr amiga..
Besos y espero que concilies ese sueño ..pronto.

Patricia dijo...

jajaja justo te iba a decir lo mismo que Sidy...

ay trenzas yo creo que no soportarias vivir en Monterrey, a veces son las 11 om y seguimos a 35 grados

Trenzas dijo...

Cieloazzul: Tu historia promete ser mucho más interesante que la mía :)
¡Ah, la France...! ¡Cuantas bellezas e historias ha llevado por todo el mundo..! Las historias de la Historia. Las vidas, no tan pequeñas, de tantas personas que han ido dejando rastros, como perfumes, en los que ahora vivimos y los recordamos.
Pregunta por ella y por su mamá, la bella cortesana y cómo llegaron hasta ahí. Los franceses dejaron mucho, bueno y malo, en esa parte del mundo. Como todos los europeos, por otra parte :)
Un beso grande, poeta.

.*.*.*.*.*.*.*.

Sidy: Bueno, no yo sola, que conste. Aquí, aún encontrarías muchas familias que conservan parte del ajuar familiar de bisabuelas y tatarabuelas. Y si hablamos de familias que han conservado las casas familiares en los pueblos encontaríamos verdaderos tesoros, con un incalculable valor sentimental. El éxodo a las ciudades provocó la pérdida de muchas cosas y trajo la imposibilidad de conservar otras, ya fuera por los desplazmientos o por el tamaño de las viviendas. Me asusta pensar lo que quedará de nosotros cuando las fotos y las películas de video familiares se estropeen :(
Esta es la época del "usar y tirar", no del conservar para los que nos sigan.
Besos grandes, querida Sidy.

.*.*.*.*.*.*.*.

Patricia: Ya casi me muero de calor, sólo de pensar en vuestros comentarios y en el de Bettina :DD
No sé; creo que me cocería viva nada más llegar :)
¿Cuándo tenéis invierno...? La verdad es que sí, que soy quejica, pero os juro que me pongo fatal con el calor. Algún día voy a tener que plantearme ir a vivir a algún lugar donde, al menos de noche, la temperatura sea aceptable. 18 grados, como mucho.
:)
Un gran abrazo, preciosa

sergisonic dijo...

no sé, pero creo que bajo esas sábanas el dormir despierto ha de ser un veraddero placer de anécdotas y recuerdos.

4 sábanas, dos abanicos pintados a mano, uno de papel con varillas de nácar, otro de tela con varillas de carey, 6 tazas con sus platitos de porcelana inglesa, una mantilla de encaje, y algunas otras menudencias, como unas tijeritas plegables, un alfiletero...

eso es un tesoro de los de verdad.

saludos sónicos!

Semilla dijo...

Hola amiga: Como siempre me quedo atrapada en tus palabras y las disfruto mucho. Ya me he puesto al día, casi por completo ;)

Sigo con peresiosis (no se preocupen que no se contagia).
Cariños miles
TKM

MALEFICABOVARI dijo...

Esas historias son las que conforman nuestra existencia, le dan sentido, nos comunican con partes dormidas que creíamos que no despertarían nunca... Curioso y precioso. Y la canción, grandiosa.
Un beso fuerte, Lenguaraz tenía razón, eres una grande¡

Imagine Photographers dijo...

Ah ! que bien es una sensación muy especial la que se siente cuando escuchas a un familiar mayor, contar las historias y anécdotas de los antepasados...cuida estas historis porque el tiempo las entierra y un poco es como romper el hilo que te une a tus orígenes.
Mi abuela, cuando ivamos a visitarla nos contaba muchas historias de ella y sus antepasados...había sido maestra y le encantaba que la escucharan. Lamentablemente en aquella época no tuve la idea de retenerlas, y ahora se que detras mio hay un mundo que ya no alcanzo a ver...y siento un cierto vacio.
Por cierto mi familía paterna estuvo un tiempo en Francía y el hermano de mi bisabuelo toreaba por todo el sur, desde Toulouse a Marseille :)
Un abrazo, frankie

Trenzas dijo...

Sergisonic: ¡Bienvenido al blog...!
Pues es verdad que, al tenderse entre la frescura de ese lino, no puedes menos de pensar en lo que nos perdemos los habitatantes de esta sociedad actual. Los de las prisas y el "no planchar nada", entre los que me cuento.
Pero no deberíamos confundir la necesidad de vivir como vivimos, con la imposibilidad de pararse a pensar de vez en cuando, en las pequeñas y grandes cosas que nos rodean. Y cuando esas cosas vienen de muy lejos en el tiempo, tienen muchas cosas que contarnos. Su propia vida, animada por quienes las tuvieron en sus manos.
Saludos cariñosos, Sergisonic.

.*.*.*.*.*.*.*.

Semilla; ¿Qué tal, muchachita feliz...? No me lo creo, eso de la peresiosis. Estarás dedicando tu tiempo a cosas mucho más importantes :)
Siempre es una alegría verte, aquí o en tu casa virtual.
Te mando una montaña de cariños y uans galletas que hizo la cabra :)

Trenzas dijo...

Maleficabovari: ¡Bienvenida también, amiga..! Con frecuencia te leo en casa de Lenguaraz, y no me creo nada eso de maléfica :D
Acertado lo que dices. Y poético también. Somos lo que han sido nuestros antepasados, en buena medida. Nuestras bromas familiares, nuestras costumbres, nuestra manera de enfocar la vida, depende en gran medida de lo que hemos recibido. Si no es que nos perdemos en el camino, claro está :)
Lenguaraz exagera; soy más bien poquita cosa :DD
Un abrazo, Maléfica (pero menos)

.*.*.*.*.*.*.*.

Imagine Frankie: Te acordarás, te acordarás. Aunque parezca que no prestabas atención, fíjate en cuantas cosas has contado en cuatro líneas :)
En todas las familias hay alguna persona que se sale de lo común, y yo no creo que debamos llamarle "garbanzo negro", expresión utilizada para todos aquellos que no se atenían a la norma. ¡Ya basta de abogados, por favor...! Viene muy bien un torero o un cantante o un hippie. Diversidad y comprensión a tope.
Tu abuela debía tener cientos de historias que contar. Pregunta en la familia y apunta, apunta.
Francia está a un tiro de piedra desde Cataluña. Estoy segura que las inquietudes viajeras de nuestros antepasados se dirigían a ese país antes que a ningún otro.
Petons per a tots, Frankie.